Susana y los viejos: obra maestra del museo del prado

Contenido
  1. El tema de susana y los viejos
  2. La composición y el estilo de Guercino
  3. La historia detrás de la obra
  4. El legado de Guercino

El Museo del Prado en Madrid alberga una gran cantidad de obras maestras de renombrados artistas de diferentes épocas. Una de estas obras destacadas es susana y los viejos, pintada por el artista Guercino en 161Este cuadro es un excelente ejemplo del estilo de la primera madurez de Guercino y representa una historia bíblica del libro de Daniel.

El tema de susana y los viejos

La historia de Susana y los viejos cuenta cómo una joven y piadosa mujer llamada Susana, esposa de Joaquín, un judío próspero y respetado de Babilonia, es acosada por dos jueces ancianos que frecuentaban su casa. Estos viejos se enamoran de Susana y un día la acechan mientras se baña en una fuente del jardín. Intentan chantajearla para que se les entregue, amenazándola con acusarla de adulterio si no accede a sus deseos. Sin embargo, Susana se mantiene firme y rechaza sus demandas.

Los jueces, al ser personas influyentes, logran que se les crea y Susana es condenada a muerte por adulterio. Pero un joven llamado Daniel, muy astuto, logra desenmascarar la mentira y salvar a Susana. Los jueces, por haber acusado falsamente a Susana, son condenados en lugar de ella.

Este tema bíblico era muy popular entre los artistas y sus clientes desde el siglo XVI, ya que permitía mostrar el desnudo femenino. La mayoría de los pintores solían representar la escena en la que los viejos manifiestan sus intenciones a Susana. Sin embargo, Guercino eligió representar el momento anterior, cuando los viejos aún no han sido descubiertos y Susana está despreocupada en su baño.

De prado traumatólogo: especialistas en cuidado musculoesquelético

La composición y el estilo de Guercino

En susana y los viejos, Guercino utiliza un dramático juego de luces y sombras para resaltar el contraste entre la pureza inocente de Susana y la lasciva malevolencia de los ancianos. Susana es representada con una piel pálida y luminosa, mientras que los viejos están arrugados y llenos de excitación.

El cuadro tiene un tamaño de 176 x 208 cm y fue pintado al óleo sobre lienzo. Esta obra forma parte de un conjunto de cuatro pinturas de gran formato que Guercino realizó entre 1617 y 1618 para el cardenal Alessandro Ludovisi, quien luego se convertiría en el Papa Gregorio XV. Las otras tres pinturas de este conjunto son lot y sus hijas, vuelta del hijo pródigo y la resurrección de tabita.

El estilo de Guercino en esta etapa de su carrera se caracteriza por ser personal y dramático. Aunque se pueden encontrar influencias de Annibale Carracci en la composición, Guercino logra aportar novedad y originalidad a través de su enfoque.

La historia detrás de la obra

La obra susana y los viejos fue encargada por el cardenal Ludovisi a Guercino en Bolonia, antes de que el artista se trasladara a Roma en 162Según el biógrafo Malvasia, Ludovisi consultó con el pintor Ludovico Carracci sobre cuánto debería pagar a Guercino por esta obra y otras dos del conjunto. Aunque no se conocen dibujos preparatorios para susana y los viejos, es posible que Guercino haya realizado estudios previos para la pintura de lot y sus hijas que forma pareja con esta obra.

Adán y eva de durero en el museo del prado: historia y significado

En 1664, el príncipe Niccolò Ludovisi legó estas pinturas a Felipe IV de España, y desde entonces forman parte de las colecciones del Museo del Prado. susana y los viejos fue trasladada al Palacio Nuevo de Madrid antes de 1814, y finalmente se exhibe en el Museo del Prado.

El legado de Guercino

Guercino fue un destacado artista italiano del siglo XVII, conocido por su habilidad como dibujante y colorista. Además de susana y los viejos, realizó muchas otras obras notables a lo largo de su carrera. Algunas de sus obras más destacadas incluyen el fresco de la aurora en el techo del Casino Ludovisi en Roma y el cuadro de altar el entierro de santa petronila y su recepción en el cielo.

El aprecio del cardenal Ludovisi por las obras de Guercino en Bolonia tuvo un impacto significativo en la carrera del artista, ya que lo llamó a Roma después de convertirse en Papa. Las obras que Guercino realizó en Roma también son reconocidas como parte importante de su legado artístico.

Susana y los viejos es una obra maestra del Museo del Prado que representa una historia bíblica de una manera dramática y original. Guercino logra transmitir el contraste entre la pureza de Susana y la maldad de los viejos a través de su brillante uso del claroscuro. Esta obra es un ejemplo del talento y la habilidad de Guercino como pintor y su legado perdura hasta nuestros días.

El pacto del prado: estabilidad y alternancia política en españa

Subir

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte contenidos y servicios personalizados a través del análisis de la navegación. Acéptalas o configura sus preferencias. Mas Información